EntusiasMAT está organizado por sesiones, puesto que de esta manera los contenidos se adaptan de manera mucho más natural a la realidad de los alumnos. Dividimos cada sesión en tres partes: establecemos rutinas de escucha activa con el cálculo mental, aprendemos nuevos conceptos matemáticos jugando y establecemos estrategias concretas de metacognición para que los alumnos reflexionen sobre lo que han aprendido. EntusiasMAT infantil – Bases pedagógicas El proyecto incorpora las Inteligencias Múltiples para que el alumnado tenga múltiples oportunidades de aprender un mismo concepto matemático porque, como es bien sabido, en las aulas no hay dos alumnos iguales. Por ejemplo, podemos trabajar las figuras geométricas a través de canciones (Inteligencia musical), mediante el trabajo con el cuerpo (Inteligencia corporal-cinestésica), buscando figuras en el entorno (Inteligencia naturalista) o trabajando con los geoplanos (Inteligencia visual-espacial). Como apunta el médico estadounidense Glenn Doman, es importante aprovechar al máximo las posibilidades del niño, ya que su cerebro posee un potencial ilimitado. Doman afirma que «la capacidad de almacenar datos concretos es inversamente proporcional a la edad» y que «es más fácil enseñar a un niño de un año a tener unos conocimientos enciclopédicos que enseñárselo a un niño de siete años». EntusiasMAT organiza sus sesiones de trabajo sobre la perspectiva del grupo y del trabajo cooperativo. Generamos propuestas didácticas para que, a través del juego, los alumnos experimenten la experiencia del trabajo en grupo a la vez que aprenden los conceptos matemáticos. Buscamos que los alumnos despierten su espíritu estratégico, que aprendan estrategias para ser reflexivos y que disfruten del placer de inventar y utilizar procedimientos escalonados y graduales.